Un análisis de un abogado penalista a través de sus funciones

El ámbito del derecho es uno de los sectores que acapara una mayor variedad de vertientes especializadas. Entre ellas, una de las más conocidas es el derecho penal. Los abogados que se encargan de llevar a cabo esta especialización centra su carrera en los diferentes delitos que pueden traducirse en una pena de cárcel. Como ocurre con cualquier otro profesional de este campo, su misión principal consiste en la representación de personas que han sido imputadas por delitos de muy diversa naturaleza.

Para la persona que ha sido imputada, la presencia de ese tipo de profesionales es fundamental. Puesto que su defensa y representación recae sobre su responsabilidad. Actualmente, los abogados penalistas garantizar un servicio eficiente e igualitario una situación tan excepcional como a la que estamos haciendo referencia.

Su defensa, clave en el devenir del imputado

En el momento en el que un individuo se encuentra de los cargos que son responsabilidad de un abogado penalista en esta raza, la figura del abogado penalista cobra una especial relevancia. Es el abogado el que deberá presentar al cliente en el pleito penal, llevando a cabo la responsabilidad de la defensa en todas las inclinaciones culpado. Su relevancia, por tanto, es máxima. Por ello, en el momento de estar expuestos ante una situación de características similares a la mencionada anteriormente, conviene focalizar los esfuerzos en localizar al mejor abogado penalista de Madrid.

No obstante, y en contra de la creencia general, su trabajo no finaliza una vez ha concluido el juicio. Sino que también se ocupa de la representación de todos los procesados. Una de las vertientes más importantes de su negocio es lograr obtener un acuerdo con el juez en el caso de que la persona que ha sido acusada acepte su culpabilidad. De este modo, se pretende conseguir una sentencia mucho más ligera y favorable para la persona que ha sido culpa.

Con independencia del delito de la acusación en particular, es importante tener en cuenta que obtener el mejor convenio para el cliente es una de sus funciones principales. Siendo este punto uno de los aspectos clave prestar una especial atención por la complejidad asumida.

Por lo tanto, un abogado penal se encarga de llevar a cabo todo el proceso legal que puede llegar a recorrer cualquier individuo una vez se le ha acusado acerca de algún delito. Desde el asesoramiento previo cuando se recibe la citación judicial hasta todo el proceso posterior que lo acompaña.

¿Cuáles son los delitos principales que trata un abogado penal?

El primer aspecto que conviene tener en cuenta antes de llevar a cabo el análisis de todos los delitos que trata un abogado penal es lo relacionado con la amplitud del campo al que estamos haciendo referencia.

No obstante, a continuación hemos seleccionado algunos de los delitos más relevantes que son su responsabilidad.

  • Delitos contra la persona y la vida: Entre ellos, destaca el asesinato, el homicidio o las cuestiones relacionadas con el aborto, por ejemplo.
  • Delitos contra el patrimonio: Robos, hurtos o extorsión. Además de estafas o fraudes.
  • Delitos contra los funcionarios: Malversación, cohecho o tráfico de influencias.
  • Delitos contra la seguridad pública.
  • Delitos contra la libertad: El acoso, la agresión o el abuso sexual.
  • Delitos contra la salud pública: Uno de los ejemplos más claros es el tráfico de drogas.
  • Delitos vinculados con la informática.
  • Delitos contra el honor y la intimidad: La calumnia o la injuria, entre otros.
  • Delitos de tráfico.
  • Delitos en una sociedad o industria: Estafas, vulneración o competencia desleal suelen tres de los más frecuentes. No obstante, existen muchos más.