Pensando en comprar un coche electrico

Algunas personas sienten atracción por lo nuevo, en el caso de los coches cada vez son más los que se deciden por adquirir uno eléctrico por diversos motivos, tales como la novedad, por ser amigables con el medio ambiente, entras tantas otras razones. Sin embargo, es recomendable que antes de dar el gran paso de comprar un vehículo de este tipo es informarse sobre los puntos técnicos, como el mantenimiento y sus posibles averías, tal como lo haría con cualquier automóvil convencional.

¿Se dañan más los coches eléctricos o no?

Las averías de los vehículos eléctricos no son una total desventaja, como cualquier coche se dañan ocasionalmente por descuidos o mantenimientos retardados. Tanto los automóviles híbridos como los enchufables ameritan ciertos cambios de piezas a manera de prevención para evitar desgaste excesivo, al igual que otras reparaciones que pueden ser de imprevisto por algún mal funcionamiento espontáneo.

La razón de que puedan notarse menos averías en un coche eléctrico que en uno convencional, es que el primero es más básico, por lo cual utiliza menos piezas y eso se traduce en menos oportunidades o probabilidades de que surjan fallos; por ejemplo, en este tipo de motores no existe la correa de distribución, ni caja de cambios, entre otros componentes. Por supuesto que eso no los hace infalibles, todo depende en gran parte a las atenciones que tengan sus usuarios.

El punto más débil de los vehículos eléctricos, como es de suponerse, es la batería, por ser el principal elemento en propulsarlos. Con el transcurrir del tiempo se pierde su efectividad y le hace perder cierta autonomía al coche; en sí, dependerá del cuido que reciba.

¿Qué mantenimiento recibe un automóvil eléctrico?

Posee diversas piezas que otros modelos de coches no tienen, pero sí coinciden algunas, las cuales son igual de propensas a los deterioros; por ende, tengamos en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Conviene cambiar las ruedas y rotarlas, para que el desgaste que se produce en su rodadura sea parejo.
  • Debido a que los coches eléctricos tienen un sistema de frenado regenerativo, el menoscabo que sufren sus pastillas es mucho menor, pero igual ocurre. Por lo tanto, se requiere chequear con frecuencia tanto su estado como el nivel del líquido de frenos.
  • Se precisan los mismos cuidados que para un coche común en el sistema de amortiguación; aunque, en efecto, los vehículos eléctricos pueden llegar a ser un poco más livianos, no están exentos de ser afectados en este sentido.

Si aún se mantiene firme en la decisión de querer un coche eléctrico, y tiene un coche antiguo que le demanda gastos que no le permiten ahorrar para comprar uno de esos, considere venderlo a un desguace. Visitando http://www.cochesparadesguace.com tiene la oportunidad de conseguir una buena tasación y se evita los riesgos de vender a particulares. Con lo que recaude quizás pueda completar para la inicial de su próximo automóvil.