Las residencias de ancianos, en el punto de mira

Tras la irrupción de la crisis sanitaria en la que nos hemos visto envueltos durante los últimos meses, las residencias de ancianos se han consolidado como uno de los principales centros de acción de la mayoría de las políticas llevadas a cabo por parte de los gobiernos actuales.

Los medios de comunicación de nuestro país, apoyados en las estadísticas existentes, se han encargado de transmitir una imagen de vulnerabilidad y desamparo en torno a todas aquellas personas que viven en el interior de este tipo de centros.

La amenaza hacia la población más vulnerable

Entre las diferentes informaciones que conocemos acerca de este virus, una de las más claras hace referencia a la relacionado con su incidencia entre la población más vulnerable. Entre la que destaca toda la población de gente mayor. Según afirman que los datos oficiales, el 88 % de las muertes son personas que cuentan con más de 70 años de edad. Una cifra que deja constancia de cuál es la situación actual en la que nos encontramos.

Esta situación contrasta de manera directa con la situación que se vive en la mayoría de las residencias de ancianos. El tipo de centro que ha sido más castigado por la irrupción de esta pandemia.

Madrid y Cataluña suman más de 10.000 fallecidos en residencias

Pese a que el virus ha afectado con una gran fuerza a lo largo de todo el territorio nacional, ancho de las comunidades de Madrid y Cataluña las que han alucinado una mayor incidencia en chuleta. Desde el momento en el que comenzó la pandemia, un total de 5984 fallecidos pertenecen a la comunidad de Madrid. El restante hasta llegar a los 10.000, tienen su origen en Cataluña.

Tal y como afirmaron diferentes fuentes internas de ambas comunidades, Madrid y Cataluña son los dos principales ejemplos de cómo la irrupción de esta pandemia se consolidó como una sorpresa incluso para los principales analistas de este tipo de situaciones. Las residencias de ancianos se convirtieron, de manera repentina, es uno de los principales peligros por los que podemos decantarnos en ese momento. Como consecuencia de la insuficiencia de los recursos que existían en este contexto. Tanto por parte de las residencias públicas como de las privadas. Sin duda, uno de los principales focos de atención sobre los que el gobierno tuvo que imprimir diferentes esfuerzos.

La atención sociosanitaria, clave para resolver esta situación

De entre las diferentes medidas que se han llevado a cabo para poder frenar la expansión del coronavirus, la atención sociosanitaria se ha consolidado como uno de los recursos más efectivos para garantizar el cuidado de todas las personas que se encuentran en el interior de uno de estos centros.

Mediante la incorporación de este tipo de profesionales a las plantillas de trabajadores existentes en estos centros, se trabaja para poder actuar de manera inmediata en el cuidado de todas aquellas personas mayores o en situación de dependencia. Dos de los grupos que han supuesto una mayor amenaza ante este tipo de situaciones.

El objetivo último que se consigue mediante este tipo de fórmulas hace referencia a la mejora sanitaria de la atención de la población. Invirtiendo en una serie de medidas que faciliten el cuidado de los dos grupos sociales mencionados anteriormente. Llevar a cabo la inversión necesaria en la incorporación de este tipo de profesionales, se ha consolidado como una de las mejores inversiones que vamos a poder realizar en un contexto como el actual.

Como se puede comprobar, nos encontramos ante una de las situaciones más desafiantes a las que nos hemos tenido que enfrentar como sociedad. Disponer de todas las herramientas necesarias para atajarlas, clave en nuestro devenir.