Detectar fallas en los inyectores del coche

Si tiene sospechas de que algo va mal con los inyectores, es preferible revisarlo cuanto antes. Sus averías son unas de las más complicadas y caras que puedan presentarse. Afortunadamente, solo alrededor del 6% de los problemas con el sistema de inyección del motor, se relaciona de forma directa con las fallas de los inyectores.

Lo más recomendable es llevar el vehículo al taller cuando se cree que tiene algún problema; sin embargo, es bueno saber identificar cuándo se trata en efecto de los inyectores y así poder determinar qué tan urgente hay que atender el caso.  Algunos de los síntomas son:

Testigo encendido en el tablero: si el testigo de avería del motor se enciende en el tablero, sobre todo si la iluminación es intermitente, debe atenderse de inmediato, porque puede ser por falla en los inyectores o cualquier otra irregularidad en el motor o en alguno de sus sistemas de funcionamiento; en el taller podrán diagnosticarlo mejor y reparar lo que corresponda.

Pérdida de potencia del motor: la velocidad máxima se limita mucho y también el consumo habitual de combustible aumenta. Esto suele suceder después de encenderse la advertencia en el tablero.

Humo negro: el tubo de escape puede expulsar humo negro, cuando alguno de los componentes del sistema de inyección se ha quedado abierto permanentemente y las bujías se han mojado con el carburante.

Tirones durante la marcha: si se han obstruido o desgastado los inyectores, sentirá que el coche da molestos tirones mientras conduce, podría incluso llegar a detenerse. También se hace evidente un olor a combustible sin quemar.

Fuga de combustible: la señal más notoria de una fuga de combustible mientras se está conduciendo es el olor, seguido por el aumento de consumo del combustible. Una de las razones de estos síntomas suele ser con frecuencia la presencia de grietas o fugas en los inyectores.

Ruidos en el motor: una avería de inyectores viene acompañada de ruidos violentos y extraños, aparte se dificulta mucho encender el coche o no enciende.

Si es un manitas para la mecánica, podría comprobar el funcionamiento de los inyectores para determinar si el problema se atañe a ellos o no; en cambio, si esta no es su área, lo ideal es acudir a un centro especializado que pueda dar un diagnóstico exacto. Lo cierto es que una reparación a tiempo puede ahorrarle un quebradero de cabeza.

Para reponer los repuestos que necesite, podría averiguar en el sitio piezasdesegundamano. Contempla diversas empresas autorizadas para sustracción y posterior comercialización de piezas de coches dados de baja.