Consejos para conservar los mariscos según su tipo.

Los alimentos del mar son altamente ricos en nutrientes y proteínas que son muy saludables para el cuerpo humano. Y para poder aprovechar cada una de sus ventajas, es importante conservar los mariscos en buen estado.

Consejos para conservar los mariscos según su tipo.

En muchas situaciones se compra el marisco fresco para poder congelarlo en el hogar. Si este proceso se hace de forma excelente, este producto no tiene que perder el sabor o la textura. Además que, cada especie requiere de una forma de congelación.

  • Uno de los primeros consejos para conservar los mariscos es el no mezclar los que acabas de comprar con los que llevan tiempo en tu congelador. Debes separarlos en bloques de hielo para que el nuevo no se deteriore por completo.
  • Los berberechos y las almejas deben congelarse crudos, aunque las últimas pueden llevarse al refrigerador cocidas pero con su caldo. Cuando se vayan a descongelar, lo mejor es tenerlas en la nevera al menos unas 24 horas antes de consumirse.
  • Los centollos, las nécoras, los cangrejos y el buey de mar tienes que congelarlos una ves estén cocidos, envueltos en el papel de periódico y dentro de una bolsa. Para que puedan mantener su sabor es necesario que se saquen del congelador al menos unas 24 horas antes de que lo consumas.
  • El bogavante es uno de los mariscos que puede congelarse tanto crudo como cocido, aunque mejor es la opción última. Como todos los alimentos de este tipo, éste no debe dejarse por más de tres meses en el congelador o perdería su sabor y textura.

¿Qué caracteriza a un marisco fresco?

Es evidente señalar, que el marisco fresco es el que se ha comercializado aún con vida, a la vez que presentan el olor claro del mar y que siempre se reconoce.

No obstante, cada marisco cuenta con características únicas que permiten distinguir si son frescos o no y que debes saber. Así cuando vayas  a conservar los mariscos tendrán una larga duración.

  • Para las almejas y mejillones hay que tener especial atención en las conchas, las cuales deben estar cerradas. Al mismo tiempo que, su líquido interior debe ser claro y abundante.
  • Los langostinos y las gambas son unos de los más vendidos en las pescaderías. Para conocer si han sido recién sacados del mar tienes que fijarte en las cabezas de los ejemplares, si son translucidas y sin manchas, y su carne es resistente y firme sabrás que esos son perfectos
  • Mientras, los pulpos, sepias y calamares deben tener una textura firme, un aspecto brillante y con tonos rosados o blancos anacarados.

Comer productos del mar es una de las mejores cosas que hay, así que si deseas obtener algunos, entonces piensa en marisco Zaragoza.