Archivo de la categoría: Deportes

Falsos mitos que debes conocer si quieres perder peso de verdad

Has decidido contratar un entrenamiento personalizado en Madrid, te has comprado tus zapatillas de deporte, has decidido dejar de comer pasta, el alcohol y te has apuntado a una sauna para quemar grasa… Quizás leas esto y te parezca que todo está en orden, pero dentro  del párrafo van varios mitos sobre las dietas y perder peso que queremos aclararte.

Igual que afirmar que todo el mundo pierde peso si hace  deporte y come sano (hay organismos que tienen un metabolismo mucho  más lento y les cuesta más) o  decir que los refrescos sin calorías son más sanos, tienen menos calorías pero otros ingredientes (aditivos) que los convierten en igual de malos.

Veamos pues cuales son algunos de los mitos que más oirás a lo largo de tu batalla contra los kilos demás:

  1. Si pierdo peso significa que estoy perdiendo grasa.

Si de repente te subes a la báscula y notas que ha bajado un par de kilos no tiene  porqué ser necesariamente una pérdida de grasa. Puede darse por dos razones básicamente,  si es una pérdida en pocos  días  puedes haber perdido “peso líquido”, que, sentimos decepcionarte recuperarás en cuanto te hidrates bien.

O puedes haber perdido en masa muscular, los  músculos pesan más que la  grasa y en dietas muy estrictas podemos llegar a cometer el error de dejar a nuestros músculos sin alimento y que se acaben consumiendo.

  1. Puedo elegir quemar grasa localizada.

Simplemente no se puede adelgazar solamente una  parte de nuestro cuerpo, si quieres perder la  grasa de los brazos o de las caderas sólo sentimos desilusionarte. Mediante una buena dieta y ejercicio podrás perder grasa pero esta será general.

Lo que sí se puede hacer es decidir qué músculos o grupos musculares queremos fortalecer y definir para que luzcan más estilizados.

  1. Voy a apuntarme a una dieta detox rápida bebiendo sólo zumos.

Es un mito que oiremos mucho en la actualidad, es cierto que bebiendo solamente zumos durante un par de días obtendremos una rápida disminución de las calorías que ingerimos. Pero estaremos aumentando la  ingesta de azúcar líquido lo que hará que se dispare el azúcar en nuestra sangre y ganemos peso.

Además de que nuestro cuerpo es sabio, si ve que no recibe la dosis necesaria pasa directamente al modo “ahorro” y si hacemos la dieta durante mucho tiempo, uno, nos moriremos de hambre (aquí vienen los atracones de comida) y dos cuando empecemos a comer nuestro cuerpo absorberá todo  por si vuelve a quedarse sin comer.

  1. Si consumo menos calorías automáticamente perderé peso.

Comer menos de lo necesario es igual de malo para tu cuerpo  como comer de más. Eliminar de nuestra dieta diaria casi de todo  simplemente hará que consigamos una cosa: conseguir ganar numerosas deficiencias nutricionales.

En vez de perder grasa lo que perderemos es musculatura y bajar el ritmo de nuestro metabolismo.

  1. Apuntarme a saunas o forrarme con papel film hará que “sude la grasa”.

Aunque lo notes los primeros días en realidad lo que estás perdiendo no es grasa sino agua, la cual repondrá tu cuerpo muy fácilmente tras una ensalada o una copita de vino.

  1. Los resultados de una buena dieta se ven casi de inmediato.

Mucha gente pierde la motivación y deja las dietas porque han seguido a rajatabla la regla de hacer ejercicio, dejar la comida basura, comer carnes bajas en grasa y mucha verdura y fruta y no han visto resultados en días.

Hay que tener en cuenta que cada cuerpo es diferente, cada persona tiene un ritmo de metabolismo diferente, factores y hormonas que hacen que la regla de “calorías que entran por las que salen” no funcione.

  1. Si hago ejercicio podré comer de todo y bajar de peso.

Mucha gente acude a nuestro centro de entrenamiento personalizado en Madrid básicamente a “machacarse” horas y horas para perder lo que ha comido. Pasar horas en la cinta de correr  o un día entero dando zumba no te asegurará perder peso pero sí lesiones y pérdida de tiempo.

 

Cosas que debo evitar hacer cuando estoy haciendo ejercicio

El ejercicio resulta ser una de las practicas más importantes y a las que todas las personas deberían unirse, no solo por el simple hecho de llegar a tener el cuerpo ideal o de bajar miles de kilos, sino que nos ayuda a mantener una vida mucho más sana y productiva.

Los beneficios que podemos obtener al hacer ejercicio son bastante notables en nuestro cuerpo una vez que iniciamos con nuestra rutina, por lo que, es de bastante importancia el poder aunque sea dedicarle una media hora diaria al mismo.

Continúa leyendo…

Cinco lesiones más frecuentes durante el running

Para hablar de las lesiones más frecuentes durante el running, hay que tomar en cuenta que el deportista o atleta deberá estar bien acondicionado, eso  ayuda a evitar inconvenientes, porque cuando esto no sucede pueden ocasionarse ciertos daños a nivel de la musculatura o el sistema óseo.

Por lo general las lesiones durante la práctica del running, se producen en las piernas a nivel del sóleo y los cuádriceps, producto de las malas pisadas y también a nivel de huesos, con fracturas y  esguinces en pie de primer, segundo y hasta tercer grado, por una mala técnica al momento de efectuar la carrera.

Las lesiones en el running por lo general se presentan en las extremidades inferiores (piernas y pie) a nivel de algunos huesos y músculos como consecuencias de golpes, caídas y roturas de ligamentos, dentro de las cuales podemos mencionar las siguientes:

 

1.    Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador): Ocurre cuando se inflama el tendón rotuliano, (tejido que une la rótula a la tibia) y se presenta en los casos en que el atleta sobrecarga la carrera y ejecuta movimientos repetidos, con rebotes o saltos muy pronunciados.

Dentro de los principales síntomas para esta lesión, se presenta una molestia a nivel de la rótula, especialmente durante la carrera, además del dolor al flexionar la rodilla, a pesar de no producir mayores molestias al principio, si no se trata adecuadamente, termina por complicarse y agudizar el dolor.

 

2.    Fractura por estrés de los metatarsianos: Considerada como una lesión muy grave, es sufrida por los corredores debido al constante impacto del pie contra la superficie del suelo y el continuo roce durante el entrenamiento, provocando dolor en la zona del empeine, con notable inflamación.

 

3.    Fascitis plantar: Es una irritación de la fascia, que se caracteriza por una franja gruesa de tejido, ubicada en la planta del pie. Cumple la función de conectar el hueso del talón (calcáneo), con la parte delantera del pie y se lesiona producto de una mala pisada al momento de correr o inclusive al caminar.

El dolor se presenta a nivel del talón y se puede mostrar además en personar con sobre peso, mujeres embarazadas y atletas que se exceden con saltos muy pronunciados y hasta resulta una enfermedad ocupacional en trabajadores que permanecen de pie durante sus largas jornadas.

Esta patología se caracteriza por presentar un dolor agudo, luego de una carrera o exceso de entrenamiento, especialmente si no se utiliza un calzado apropiado o se tiene pie plano y su molestia se percibe, al momento de estirar o flexionar el pie.

 

4.    Periostitis tibial: Es una de las lesiones más frecuentes en el running, ya que se inflama el periostio de la tibia, que es la membrana externa que recubre los huesos y su aparición se presenta cuando el atleta aumenta de manera brusca las cargas de entrenamiento.

Esta lesión se diagnostica una vez que se presenta el dolor en la parte interna de la tibia, entre la rodilla y el talón, con unas pequeñas inflamaciones en forma de rosario por toda la tibia, de allí el nombre de “Rosario perióstico”.

 

5.    Síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor: Es una enfermedad que suele presentarse, en atletas de medio maratón, produciendo un dolor intenso y agudo de la cara lateral externa de la rodilla, y en algunos casos se irradia hacia el muslo y  la cadera.

Por lo general se presenta con un dolor, luego de algunos minutos de entrenamiento, especialmente cuando se ejecuta en bajadas o pendientes, motivado a que el tiempo de contacto por  roce entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo del fémur es mayor.

 

En cualquier caso, y para evitar problemas de salud más allá de lesiones musculares o de articulaciones, entrena y compite siempre acompañado de un reloj pulsómetro o una pulsera de actividad, sus beneficios compensan su precio.